Elevator Pitch o como venderse en dos minutos

¿Alguna vez has intentado vender una idea o a ti mismo en tan solo lo que dura un viaje en ascensor? Entonces has hecho, aunque puede que sin saberlo, un elevator pitch. ¿Qué no sabes lo que es eso? Pues sigue leyendo.

A la doceava planta, por favor….

Este discurso recibe el nombre llevándote a una situación hipotética en la que te encuentras con alguien en un ascensor que te pregunta “¿A qué te dedicas?” y en lo que vais de la planta baja al doceavo piso tienes que contárselo de tal modo que cuando se abran las puertas te diga “me interesa tu proyecto, pasa a mi despacho y cuéntame más al respecto”. Parece difícil, ¿verdad?

Hoy en día el elevator pitch se usa no solo para buscar inversores en proyectos, sino para venderte a ti mismo como un producto de cara, por ejemplo, a una entrevista de trabajo. En este sentido, prepararlo es un ejercicio muy útil de autoconocimiento personal, que sinceramente recomiendo hacer.

En solo dos minutos…

La idea es sintetizar al máximo y contar todo lo que tienes que comunicar en menos de dos minutos, pero no hay que acelerarse al hablar, que si te atragantas no arreglas nada, tienes que hablar claro dando la información precisa. Puedes empezar planteándote responder a preguntas básicas como:

  • Quién soy
  • Qué hago
  • Qué experiencia tengo
  • Por qué yo y no otro

Si te interesa el tema, te recomiendo que te dejes caer por este artículo que publicó UniMOOC en el que da 4 pautas para elaborar un buen discurso, aunque ten en cuenta que es un proceso largo y requiere bastante esfuerzo y trabajo.

Algunas claves…

  1. Tienes que tener pleno conocimiento de lo que estas vendiendo (ya sea un producto o tú mismo) pero no te recomiendo que te aprendas el discurso de memoria. Ante todo quieres sonar natural al hablar, y recitar un texto puede hacerte parecer demasiado robótico.
  2. Busca y encuentra tus virtudes e intenta potenciarlas máximo. Sin embargo ten cuidado, porque exagerar no suele ayudar (y no hablo solo de las entrevistas de trabajo), es más crea desconfianza en el receptor. Demuestra seguridad al venderte, pero sin pasarte, queremos un trabajo, no un Oscar a la mejor interpretación.
  3. Intenta ser breve y no llenes tu discurso de números. Recuerda que tu objetivo debe ser conseguir captar la atención de la gente y que ellos te pidan ampliar información, no que se duerman y llenen la sala de ronquidos.
  4. Por último aunque no por ello menos importante, una de las cosas que tienes que demostrar con esto es que tienes pasión por lo que haces y propones en tu elevator pitch. Te sorprendería saber la cantidad de gente que suena desinteresada cuando vende una idea o a ellos mismos, y no te engañes, si ni tú mismo te crees lo que dices, nadie más lo hará.

elevator-pitch

Recuerda, no apabulles al personal, no seas brasas que tampoco queda bien, ensaya y… ¡mucha suerte! Aunque como bien dijo Séneca (frase que me encanta) la suerte es lo que ocurre cuando la preparación y la oportunidad se encuentran, así que… ¡a prepararse!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s