El origen del Long Island Iced Tea

Es verano y con ello llegan los calores, la transpiración, malos olores en el metro… pero no todo es malo, porque también llega la excusa perfecta para sentarse en la terraza de tu bar favorito con un buen refrigerio a ver la vida pasar, como las vacas al tren.

Buena manera de refrescarse…

Una de las bebidas que está triunfando mucho últimamente es el cóctel llamado Long Island Iced Tea, que curiosamente no tiene nada que ver con el té. Lleva una explosiva mezcla de diferentes tipos de alcohol que, a pesar de que al gusto es igual que el té (de ahí el nombre) y entra como agua, hay que tener cuidado, ya que tiene una alta graduación.

Pero… ¿De dónde viene esta curiosa mezcla? La verdad es que el origen está un poco difuso, aunque hay dos historias que predominan sobre el resto.

Uno de los posibles orígenes…

La primera historia nos lleva aproximadamente a 1920, durante la conocida Ley Seca que se implantó en Estados Unidos. El objetivo era disminuir la delincuencia a través de la prohibición del alcohol, pero, como suele ocurrir en estos casos, lo prohibido se vuelve atractivo, y la gente empezó a comerciar con ello de manera ilegal y el crimen aumentó en lo relacionado a este tema. Sin embargo los propietarios de las tabernas querían seguir vendiendo este tipo de bebidas, ya que es lo que demandaba la gente, y el cliente (casi) siempre tiene la razón, así que se las tuvieron que ingeniar para seguir vendiendo alcohol, aunque sin que se les echase la justicia encima. De esta necesidad nació este cóctel.

ley seca
En un pequeño pueblo de Tennessee llamado Long Island, un camarero estaba desesperado por darle a sus clientes lo que pedían, pero no quería meterse en líos, así que tras probar diferentes mezclas consiguió esta bebida, y la hizo pasar por un té helado. Sin embargo fue su hijo Ransom Bishop 20 años más tarde el que perfeccionó la receta y logró la mezcla que llegó hasta nuestros días.

Otras lenguas dicen que…

La otra historia nos lleva al Long Island neoyorkino, en la década de los 70, en un bar llamado Oak Beach Inn (OBI como lo conocen por allí), y hasta un camarero llamado Robert Butt. El caso es que en ese pub se organizaba un concurso en el que tenían que inventar un cóctel que contuviera Triple Seco (ingrediente del Long Island), y así es como nació esta bebida y también como Robert se alzó con la victoria en ese concurso.

Oak Beach Inn
¿Cuál de las dos historias es la buena? Es cierto que el señor Butt está registrado como el auténtico inventor, sin embargo a mí personalmente me gusta más la primera historia, quizá un poco menos conocida, pero algo obvio si pensamos que la idea era que nadie se enterase de la venta de alcohol, ya que estaba prohibido por ley.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s