Prejuicios

“Había una vez un camionero llamado Jaime que trabajaba por las noches haciendo el reparto de comida fresca para las tiendas de pueblos pequeños perdidos en la montaña. Era un trabajo importante, porque mucha gente de los pueblos no tenía posibilidades de salir de ellos para hacer la compra, y el que Jaime no hiciera su trabajo muchas veces significaba que sus habitantes se quedaran sin recursos. Jaime tenía una gran responsabilidad a sus espaldas y él lo sabía.

Continúa leyendo “Prejuicios”