Puertas de Colores en Dublín

Si alguna vez habéis estado por Dublín, algo que os llamará la atención es que algunas puertas están pintadas de vivos colores. Aparte de que dan un gran toque de color y alegría mientras paseas, es cierto que yo me pregunté por qué la gente hacía esto, y me encontré de bruces con dos posibilidades.

Por llevar la contraria…

La primera de las historias que explica este hecho data del 1861, y nos transporta hasta Gran Bretaña. En ese año la Reina Victoria enviudó de Alberto de Sajonia-Coburgo. Esto entristeció soberanamente a la Reina, sumiéndola en un luto perpetuo con el que cargó hasta el final de sus días.

Como era una persona de esas de “si yo lo estoy pasando mal, tú también” ordenó que todo Reino Unido se sumiera en el mismo luto que ella, y que todos los ciudadanos pintaran las puertas de negro para mostrar su respeto.

rosa-de-luto
Pero los irlandeses, que nunca han sido muy amigos de los ingleses por la historia conjunta que tienen, decidieron pintar las puertas con vivos colores, solo por llevar la contraria. Y eso se ha arrastrado hasta nuestros días.

Demasiadas Guinness…

La segunda de nuestras historias nos deja en las tierras Irlandesas. Como seguro que sabéis, uno de los hobbies que tienen por allí es irse de pubs (eso no nos diferencia tanto de ellos). Pues resulta que una vez, uno de esos habituales de los pubs tomó unas cuantas pintas de Guinness de más, así que decidió volver a casa a dormir la mona.

Cuando llegó hasta su dormitorio se encontró a su mujer durmiendo plácidamente… ¡Con otro hombre al lado! Desde luego esto no es lo que esperaba, y era más de lo que podía soportar, así que en un arrebato de ira, y empujado por el alcohol ingerido, los mató a los dos.

A la mañana siguiente, cuando se despertó con la resaca, se dio cuenta de que no había matado a su mujer y al amante, sino a sus vecinos ¡Se había confundido de casa! Para que algo como eso no volviera a suceder, las mujeres de cada hogar decidieron pintar las puertas de vivos colores, y cada una distinta, y de este modo sus maridos no volvieran a confundirse nunca más.

guinness
Sin duda dos historias muy diferentes para explicar un mismo hecho. Personalmente la más dramática y surrealista es la que más me gusta, aunque cada uno puede escoger quedarse con su versión de los hechos. ¿Cuál es la vuestra?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s