Las 12 uvas de Nochevieja

El otro día estaba yo en el supermercado y compre unas uvas (muy ricas por cierto). El caso es que me acordé del reto que se nos plantea todos los años el 31 de Diciembre: no ahogarnos al comer las 12 uvas de la suerte mientras las engullimos al ritmo de las campanadas del reloj de la Puerta del Sol (o el que toque en cada caso). Entonces me surgió una pequeña duda, ¿Por qué comemos 12 uvas? ¿Y por qué son 12 uvas y no 12 polvorones?

Bueno, aparte de porque si intentamos meternos 12 polvorones al ritmo de las campanadas seguramente no lleguemos al día 2 del nuevo año, el hecho de que sean 12 uvas tiene su origen unos pocos años atrás.

Pedantería de aristócratas…

A lo largo del siglo XIX, los aristócratas españoles tomaron la costumbre francesa de reunirse para despedir el año y tomar champán y uvas, aunque en este caso la fruta solo servía de acompañamiento.

En 1882, el alcalde de Madrid promulgó una ley que sancionaba algunas actividades calificadas como ruidosas que se solían hacer en las festividades navideñas, quedando excluidas de dicha ley las reuniones aristocráticas. Esto molestó bastante a los ciudadanos, así que decidieron salir a la calle y reunirse en la Puerta del Sol.

nochevieja 1971

Decidieron tomar 12 uvas al ritmo de las campanadas de la Casa de Correos, para burlarse de esta manera de las reuniones permitidas, y de lo que, a su modo de ver, era una ridícula moda.

Por llevar la contraria…

De este modo la tradición comenzó a extenderse, aunque no fue hasta más tarde cuando realmente comenzó a arraigar. En 1909, los agricultores de Almería, Murcia y Alicante tuvieron una excelente cosecha de uva, y obtuvieron un grandísimo excedente.

Como no sabían qué hacer con ello, decidieron apoyar esta costumbre, popularizándola cada vez más (y así de paso sacaban unas perrillas). Con este pequeño empujoncito cada vez más gente comía las 12 uvas a final de año, llegando de este modo a ser la tradición que todos conocemos hoy en día.

viñedos uvas blancas

Esta costumbre no solo se ha quedado en España, sino que se ha extendido a un montón de países de habla hispana. De hecho, hoy en día es raro que alguien no se tome las 12 uvas en Nochevieja, o al menos lo intente. No siempre es fácil acabárselas en el tiempo sin atragantarte, aunque cuando lo consigues, te sientes realmente poderoso y no dejas de presumir de ello.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s