Los problemas de la presa de Ricobayo

Todos sabemos que el agua es un elemento muy peligroso si no se tiene cuidado con él. Para que veáis hasta qué punto puede serlo, os voy a contar una historia bastante curiosa y peligrosa a la vez. Se trata de la presa de Ricobayo (situada en el cauce del Río Esla, afluente del Duero) y de cómo por realizar un buen estudio del terreno en el que se apoyaba dicha presa, el agua casi hace que se produzca una desgracia.

Durante la construcción de la presa se comprobó que los estudios previos realizados para la caracterización de la roca habían sido deficientes, ya que al llevar a cabo la obra se dieron cuenta de que el macizo se encontraba gravemente diaclasado.

Un gran problema…

Como consecuencia de esto, no era suficientemente resistente para soportar el aliviadero de la presa, lo que generó que se produjeran grandes desprendimientos del macizo incluso con caudales pequeños de 300 m3/s, tres de los cuales se produjeron durante la construcción (2 en 1934 y otro más en 1935) y otros dos durante su puesta en servicio (en 1936 y en 1939).

presa ricobayo evolucion historica

En tres años se erosionó más de 150 metros, por lo que se tuvieron que tomar diferentes medidas, pero a medida que pasaban los años se veía que eran ineficaces, ya que continuaron los desprendimientos, aumentando la regresión del macizo y poniendo en peligro la presa, que corría peligro de sufrir un descalce por el lado izquierdo.

Si esto llegase a ocurrir, todo el agua que estaba siendo retenido por ella se vería libre para avanzar en su recorrido por el lecho del río, provocando grandes inundaciones aguas abajo, y llevándose por delante unas cuantas poblaciones. Además de esto, la gran inversión que se hizo en la construcción habría caído en saco roto, porque al haberse llevado por delante parte de la montaña ya no serviría para retener el agua.

Para evitar el gran arrastre de materiales que provocaba el agua, se idearon recubrimientos de hormigón armado y gunita en el cuenco amortiguador, aunque a causa de la gran energía con la que impactaba el agua, arrancó toda la armadura.

Finalmente vieron la luz…

La solución final que encontraron fue producir la emulsión del agua antes de llegar al fondo, para que disminuyera la energía, con lo que se diseñaron unos deflectores que dividían el caudal en varios chorros, además cada uno de ellos tenía una leve inclinación para alejar el agua aún más del macizo, y conseguir que incidieran cada uno en un punto diferente del cuenco.

1bf77-prpresa ricobayo deflectores

Como vemos una mala caracterización del macizo unido a la brutal energía del agua, casi hace que una presa entera se vaya a la porra. Hay que tener cuidado con el agua puede provocar grandes desastres, aunque un buen estudio del suelo también hubiera ayudado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s