La verdad tras las historias de los Hermanos Grimm

Seguro que os suenan cuentos como Caperucita Roja, La Cenicienta, La Bella Durmiente… Si no es así, sal de debajo de la piedra en la que has estado viviendo hasta ahora y sigue leyendo, quizás te interese.

Los autores…

Lo primero que tienen en común estos cuentos son sus autores. Jakob y Wilhelm Grimm, dos hermanos que temían que las leyendas de tradición oral alemanas se perdieran por el paso del tiempo, se dedicaron a reunir cuentos, mitos y leyendas populares, para que la cultura de su país no quedara en el olvido.

hermanos grimm

Tras 6 años recopilando historias, en 1812 publicaron su primera recopilación de cuentos, pero no tuvo todo el éxito que esperaban (vamos que fue un fracaso). Pero no desistieron en su empeño y siguieron trabajando en ello.

En 1825 se imprimió un formato más pequeño y asequible de sus cuentos, y esta vez sí triunfaron, pero no entre el público que ellos esperaban, ya que los niños eran los mayores compradores, y esas historias no eran para churumbeles.

La realidad de los cuentos…

La verdad es que, como ocurre en la mayoría de leyendas, historias mitológicas y todas esas cosas, los cuentos estaban repletos de maltratos, abandono de padres, sexualidad explícita… algo que no es demasiado educativo.

La intención de estas recopilaciones era preservar la cultura, por lo que estaban destinados a sabios, eruditos y gente que quisiera aprender su propia mitología, pero como no pudo ser, tuvieron que dulcificar las historias, para hacerlas asequibles a todos los públicos (Luego Disney cogió el relevo y terminó de eliminar toda la violencia, enterrando definitivamente las verdaderas leyendas).

Lo malo de todos los cambios que los hermanos hicieron a las historias originales, es que casi nadie se acuerda de que realmente las historias son violentas, por lo que la idea por la que Jakob y Wilhelm empezaron este trabajo ha caído un poco en el olvido, y es difícil encontrar una referencia a las leyendas que ellos recopilaron en un principio, y mucho menos una buena traducción. La mayor parte de las veces encuentras algún trazo de dulcificación.

Las historias originales…

Por ejemplo, si encontráis la palabra “madrastra” sabréis que las historias han sido alteradas, ya que todas esas crueles acciones como abandono, maltrato, celos sexuales… que tradicionalmente hemos asociado a ellas, en realidad las llevan a cabo las madres biológicas de las criaturas.

Si recordamos el cuento de la Cenicienta en el que sus hermanastras se prueban el zapato de cristal (aunque no les cabe) en la historia real una se corta un dedo y otra el talón para que el pie les quepa en el zapato, y son descubiertas cuando el príncipe se da cuenta del reguero de sangre de sus heridas.

En la verdadera historia de Rapunzel, ella se queda embarazada tras las muchas visitas que recibe de su príncipe, y da a luz ella sola en medio del desierto, cosa que no mencionan en el cuento que nos ha llegado hoy en día.

rapunzel

Y podemos seguir con cuentos como Caperucita Roja, Hansel y Gretel o La Sirenita, que han llegado hasta nuestros días realmente alterados y con finales felices, cuando en la mayoría de los casos no es así. Buscando y buscando por la red he encontrado una recopilación de los cuentos que puede ser interesante leer (si tenéis curiosidad por ello claro) se trata de Cuentos de niños y del hogar. Una recopilación de las historias en 3 volúmenes que, a pesar de que puedes encontrar trazos de dulcificación (la madrastra está presente, por ejemplo) creo que es la traducción más similar a las historias reales que he encontrado (si vosotros conocéis otra mejor, ¡no dudéis en hacérmelo saber!).

Es una pena que las verdaderas historias apenas se vean por ningún sitio, pero eso las hace más interesantes aun cuando las encuentras por fin. Siempre es divertido ver hasta qué punto se han modificado las originales, lo malo es que mucha gente ni siquiera sabe que existen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s